¿Cómo lograr los cambios que anhelamos para nuestra vida?

Todos anhelamos cambios para nuestra vida, pero a veces las personas suelen frustrarse porque parecieran no encontrar el camino que los conduzca a esa transformación interior. Si bien éste es un tema apasionante y complejo me gustaría compartirles algunos conceptos extraídos del EBOOK “¿La Llave? Autoconocerte” descargar gratis >>

El proceso de evolución, si bien nos aporta paz y claridad no quiere decir que sea simple de lograr. Hay dificultades y desafíos en nuestra vida que pueden ser simples de resolver, pero hay otros que requieren de una maduración mayor. Comprender esto, es la clave para no frustrarnos y comprender ese cambio que anhelo. Ya que no siempre estoy maduro o preparado para el cambio en algún aspecto específico de mi vida que deseo trascender. Es decir que el fruto interior del cambio no siempre está maduro. Entonces para lograr esos cambios necesito sumergirme en un camino de expansión y evolución de conciencia que en principio me dé la claridad suficiente como para estar listo para cambiar.

Cuando inicié con el sistema terapéutico Luminia ya hace bastantes años atrás, comencé a preguntarme cómo era que operaba y funcionaba el cambio dentro de ese mundo oculto del ADN espiritual que estábamos modificando, y la inquietud nació porque las respuestas o resultados que íbamos logrando, no se manifestaban dentro de la lógica lineal, como nuestra mente racional a veces pretende. Así comencé un camino de observación profunda mientras realizábamos cambios con los consultantes y en mi propia vida también, tiempo más tarde logré reunir la información suficiente y desarrolle la teoría: “La ciencia espiritual del cambio Luminia” en la cual llegué a identificar 6 poderes espirituales internos que el ser humano necesita activar y despertar, para recién allí estar preparado para el cambio. La inquietud nació cuando comencé a notar que algunos consultantes a través de las técnicas Luminia, lograban resultados muy buenos, pero había otros que lograban verdaderos saltos cuánticos para sus vidas. Entonces comencé a cuestionarme, qué provocaba esa diferencia de resultados entre aquellos consultantes, si las técnicas utilizadas eran las mismas. Así, me di cuenta que las técnicas eran las mismas pero los que no eran los mismos eran los consultantes, ya que no se encontraban en un similar punto de maduración interna para lograr esos cambios.

Entonces la razón por la que a veces no logramos los cambios, que anhelamos es porque no conocemos el estado de maduración interno que necesitamos para estar listos para el cambio.

Me gusta muchísimo enseñar sobre éste punto porque generalmente observo a personas que se pasean por diferentes técnicas terapéuticas o disciplinas con cierta frustración, ya que no logran los cambios que anhelan, entonces quizás el problema por el cual no logran lo que buscan no está en las terapias o disciplinas, si no que probablemente se encuentren en un punto donde no están lo suficientemente maduros para cambiar, podríamos decir que se encuentran en un estado muy básico de su conciencia con respecto a la problemática o al objetivo específico, pero si son genuinos y perseverantes, finalmente alcanzarán su objetivo.

¿qué significa estar en un estado de madurez ante ese cambio?

La madurez es un estado o una etapa dentro del proceso de cambio, donde alcanzas la claridad suficiente, es decir tienes un despertar de conciencia con respecto a un objetivo o una problemática específica, que nos permite estar listos para accionar hacia ese cambio. Alcanzar esa claridad es un hecho netamente espiritual.

Estas etapas representan diferentes estados, por ejemplo el primero es la autoconciencia, otro estado es el nivel de energía de acción que soy capaz de desarrollar a favor del cambio, estos dos estados forman parte de los seis poderes espirituales de los que parte mi teoría del cambio que es la base de Luminia. Básicamente lo que necesitamos comprender, que muy diferente es “decir y pensar” que deseo o anhelo el cambio, y otra cosa es tener el poder y la madurez para “accionar y manifestar” hacia el cambio genuina y verdaderamente.

Entonces tenemos personas que logran desarrollar un nivel de energía y de compromiso que como consecuencia poseen un poder de acción hacia el cambio, que son capaces de mover montañas (sonrisas…). En contraposición hay otros que su poder es muy débil e inmaduro, en consecuencia aún no están listos, se encuentran estancados. Lógicamente ¿qué cambios podríamos lograr desde ese estado débil de conciencia?

Descarga gratis el EBOOK “¿La Llave? Autoconocerte” CLIK AQUÍ >>

Por Lucas Elizalde:
Terapeuta, Educador Canalizador
Creador de Luminia
www.luminia.org